Solución "Los iconos del escritorio no aparecen"

Los cambios de configuración no intencionales, las infecciones de troyanos y los componentes de Windows dañados pueden provocar la desaparición de los iconos del escritorio. Por lo general, el software subyacente al que se vinculan los íconos todavía está allí y se puede abrir después de que el usuario navegue a la carpeta correspondiente. Una solución de 'Iconos de escritorio que no aparecen' generalmente requiere solo cambios menores en la configuración del sistema, aunque los usuarios también tienen soluciones más complejas para emergencias donde las de menor importancia no son suficientes.

Íconos que reaparecen y hacen desaparecer

Los usuarios pueden acostumbrarse tanto al fácil acceso de atajos a sus aplicaciones que pueden olvidar que estos íconos son solo eso: atajos opcionales. Su desaparición puede deberse a diferentes problemas, la mayoría de los cuales no son una amenaza para la PC. Al igual que en escenarios similares de resolución de problemas, deben intentar soluciones más fáciles y rápidas antes de pasar a otras, según corresponda.

Los cambios de configuración son el primer culpable que necesita una corrección de "Iconos de escritorio que no aparecen". Haga clic con el botón derecho en el escritorio, seleccione Ver y asegúrese de que el campo 'Mostrar iconos del escritorio' tenga una marca de verificación. Después de hacer esto, haga clic derecho nuevamente y seleccione Personalizar, seguido de Temas en el menú del lado izquierdo. El lado derecho de la ventana proporciona un enlace de configuración del icono del escritorio para controlar los accesos directos del sistema predeterminados, como la Papelera de reciclaje y el Panel de control. Nuevamente, verificar estos elementos debería hacerlos visibles.

Es posible que Windows no registre todos los cambios inmediatamente. Además, los conflictos de software pueden causar problemas de visualización de iconos. La forma más directa de forzar la 'actualización' de un icono para el escritorio es reiniciar el proceso 'explorer.exe' desde la subsección de procesos de Windows del Administrador de tareas. Haga clic con el botón derecho en el Explorador de Windows (que utiliza un icono exclusivo) y seleccione Reiniciar.

Abrocharse para una recuperación de iconos más difícil

La mayoría de los usuarios pueden resolver los errores de los iconos del escritorio con soluciones anteriores. Sin embargo, algunos escenarios pueden involucrar un caché de iconos dañado. Los usuarios de Windows pueden forzar una reconstrucción de la caché eliminando los archivos; verifique la versión de Windows para ver los relevantes. Por ejemplo, en Windows 10, todos los archivos que comienzan con 'iconcache' en la ubicación '\ Usuarios \ \ AppData \ Local \ Microsoft \ Windows \ Explorer' son parte del caché de iconos. Sin embargo, dado que el Explorador de Windows usa estos archivos, la eliminación requiere cerrarlo temporalmente como en la solución anterior, con 'Finalizar tarea' en lugar de 'Reiniciar'.

Los iconos que faltan de forma aislada no suelen ser un problema terrible. Los iconos, archivos, carpetas y otros datos que faltan pueden ser síntomas de daños importantes en el disco duro. Los usuarios que sospechen de esta causa deben apagar el sistema y consultar a un servicio de reparación profesional.

Si bien es poco frecuente, los troyanos y otras amenazas pueden modificar los íconos del escritorio, como mostrar una nota de rescate, según los troyanos de bloqueo de archivos como Dharma Ransomware. Los usuarios siempre deben eliminar estas amenazas a través de herramientas antimalware dedicadas y resolver otros síntomas posteriormente.

Por lo general, una solución de "Iconos de escritorio que no aparecen" no es una emergencia grave. En la mayoría de los casos, lo que no se ve todavía está presente, simplemente se esconde y se vuelve a mostrar rápidamente en unos pocos pasos.